Suscríbete por e-mail

9 de septiembre de 2011

1

¿De qué hablamos cuando hablamos de profundizar el modelo?

¿Qué es profundizar el modelo? ¿De qué hablamos cuando hablamos de profundizar el modelo? ¿Cuáles son las materias pendientes? ¿Qué medidas concretas anhelo que se lleven a cabo para seguir construyendo una Argentina mejor, más justa e inclusiva? Seguramente me voy a olvidar de muchas, pero algunas serían:

Plan Nacional de Alfabetización, para bajar los índices de analfabetismo a un máximo de 4% en todas las provincias y regiones del país. De este modo, lograríamos que Argentina sea declarada por la UNESCO (ONU) como Territorio Libre de Analfabetismo, siguiendo los pasos de Cuba (1961), Venezuela (2005), Bolivia (2008), Ecuador (2009), y Nicaragua (2009). Se podría utilizar el mismo método de alfabetización que utilizaron estos países latinoamericanos (el método cubano “Yo sí puedo”, premiado por la UNESCO) y, con decisión política, podríamos bajar enormemente los índices de analfabetismo en menos de un año. [Argentina es un país con altos índices de alfabetización, pero en algunas provincias persiste el analfabetismo: por ejemplo, en Chaco, con un 8%].

• Aprobar el reparto del 10% de las ganancias empresarias a los trabajadores. Sobre todo porque, además de ser una medida de redistribución de la riqueza, permitiría a los trabajadores fiscalizar las cuentas de las empresas, detectar evasiones impositivas e irregularidades, etc. Sería entonces también un paso gigantesco en contra de la evasión y a favor de la transparencia en las cuentas.

• Realizar algo similar a la “Misión Mercal” de Venezuela, programa por el cual se distribuyen alimentos a bajo costo en miles de unidades comerciales. Claramente se trataría de una medida de redistribución de la riqueza, y en el caso argentino se podría tratar de llegar a un acuerdo con quioscos y almacenes de barrios carenciados. Además, como en Venezuela, el Estado también se encargaría de la compra de dichos alimentos, privilegiando a pequeños productores y fortaleciendo las economías regionales.

Estatizar los recursos estratégicos como el petróleo, o bien crear una fuerte compañía estatal que se dedique a explorar nuevos yacimientos y explotarlos, al estilo Petrobras de Brasil. Es bien sabido que nuestras reservas petroleras probadas son cada vez menores, que cada vez se importa más combustible y se exporta menos, etc. Y como el precio internacional del petróleo va a tender a aumentar a medida que haya más escasez (ya pasamos el Pico de Hubbert a nivel mundial), es indispensable que sea el Estado el que controle dicho recurso.

• Aplicar mayores gravámenes a la minería. Es absurdo que se estén llevando tanta riqueza del país pagando alrededor de 2% de regalías. Además, los precios internacionales de algunos minerales también están por las nubes. Si el recientemente electo Ollanta Humala en Perú pudo aplicar un gravamen extra a las mineras por una cifra superior a los mil millones de dólares, acá podemos intentar, de la misma manera, aumentar los gravámenes -hoy bajísimos-.

• Aplicar mayores controles a las leyes referidas a protección de bosques y montes nativos. Cada vez se desmonta más para sembrar soja, y es una realidad que impacta terriblemente en el medio ambiente.

Segmentar los subsidios a la energía (electricidad y gas). En el ámbito residencial, no puede ser que se subsidie a los sectores altos y de clase media, que bien pueden pagar una tarifa sin subsidios. Los subsidios deben aplicarse únicamente a las familias que los necesitan. Esto se podría hacer segmentando según ingresos familiares o, más fácilmente, según el consumo. En el ámbito industrial, se debería seguir subsidiando la energía a las PyMEs (para otorgar mayor competitividad), pero no así a las grandes empresas y mucho menos a las multinacionales.

• Tomar medidas para desalentar la fuga de capitales, que es uno de los principales problemas económicos. En el año 2008 se fugó un monto equivalente al 7% del PBI. Este año se estima que se fugarán 21.000 millones de dólares (cerca de un 5% del PBI). Si no se toman medidas, el advenimiento de la segunda etapa de la crisis internacional va a intensificar este problema, y va a traer consecuencias negativas en la economía y el empleo.

Estatizar los ferrocarriles y reconstruir la red ferroviaria. Esto abarataría el transporte a lo largo y ancho del país, y daría mayor competitividad a la economía. Además, significaría menor deterioro de las rutas (menores gastos de mantenimiento para el Estado) y un impacto económico y ambiental positivo (por el mucho menor uso de combustible en los trenes). Lamentablemente, lo veo de difícil aplicación por la alianza con Moyano, que controla el sindicato de camioneros.

• Realizar una reforma impositiva que dote al sistema de mayor progresividad (que los ricos paguen más y los pobres menos, proporcionalmente). Esto lo prometió Néstor Kirchner en su campaña en 2003, pero nunca se llevó a cabo. También es muy difícil que se lleve a cabo en el próximo período de Cristina porque se necesitan 2/3 de los votos en ambas cámaras, y contamos con una oposición que, en gran medida, se opone automáticamente a todo proyecto que venga del gobierno. Sería interesante, de todos modos, si podemos lograr algún acuerdo con el sector del “socialismo”, para ver si puede ser posible esta reforma, que también contribuiría a lograr una sociedad más justa e igualitaria.

2 de diciembre de 2010

0

Los intentos por desfinanciar al Estado, en cifras

Si analizamos los proyectos presentados en este año por el denominado "Grupo A", podemos corroborar que buena parte de los mismos presentan una característica común: buscaban desfinanciar al Estado.

Veamos:

• Impidieron la creación del Fondo del Bicentenario y quisieron impedir el pago de deuda externa con reservas [acá un excelente análisis]. Hubieran significado 6.600 millones de dólares o 26.400 millones de pesos de gastos adicionales del Presupuesto (1).

• Quisieron aumentar la coparticipación del impuesto al cheque, desde 30 a 54%. Hubiera significado 8.200 millones de pesos que el Estado nacional dejaba de recibir (2).

• Quisieron eliminar completamente las retenciones a la soja [sí, se impuso el dictamen de CRA en la oposición]. Hubiera significado 6.400 millones de dólares o 25.600 millones de pesos que se dejaban de percibir según cálculos conservadores (3). El vicepresidente de CRA eleva esta cifra a 8.000 millones de dólares, es decir, 32.000 millones de pesos (4).

• El último intento de desfinanciar al Estado fue el 82% móvil, que aumentaba 32% a la mínima y entre 100 y 1500% a las jubilaciones altas, y que no especificaba la fuente de financiamiento incumpliendo la Ley 24156. Hubiera significado por lo menos 40.000 millones de pesos [sin contar el recálculo de las jubilaciones altas, lo que podría llevar la cifra a 60.000 millones] (5).

O sea que tomando siempre los cálculos más conservadores, la oposición intentó desfinanciar al Estado nacional en 100 mil millones de pesos [aproximadamente 8% del PBI].

Para que nos demos una idea, el Presupuesto 2010 estimaba ingresos corrientes por 350 mil millones de pesos. La oposición intentó desfinanciar al Estado por 100 mil millones de pesos, lo que equivaldría a quitarle casi el 30% de los ingresos.


Notas:

(1) Decreto de creación del Fondo del Bicentenario para el desendeudamiento y la estabilidad. Publicado por el portal InfoP.

(2) Cálculos del senador Rubén Giustiniani, según el artículo La oposición busca $8.200 M más para las provincias con el impuesto al cheque, publicado por FortunaWeb. El mismo artículo indica que consultoras privadas elevan esta cifra a 10.400 millones de pesos. Decidí tomar siempre las cifras más conservadoras.

(3) Retenciones: la soja le dejará al Estado US$ 6.300 millones. Publicado por Marca Líquida.

(4) Aseguran que las retenciones a la soja dejarán unos US$ 8.000 millones. Publicado por iEco.

(5) Ibamos a un sistema más regresivo. Publicado por Página 12.

26 de noviembre de 2010

0

La posición de los partidos de izquierda [principalmente el Partido Socialista] con respecto al Peronismo en los años ‘40 y ‘50

En una Comunidad de Taringa expresé mi opinión de que el problema de una gran porción de la izquierda es que nunca entendió al peronismo. Esto dio lugar a un debate acerca de la postura de la izquierda durante el primer y segundo gobierno de Perón.

En ese sentido, el usuario Cheeba, que adhiere a la izquierda trostkista, expresó:

« Es lógico pensar que los socialistas de aquella época se uniesen a la derecha, se les estaban yendo casi todos los militantes, ademas el peronismo se apropió se sus banderas políticas, si se unían al peronismo corrían el riesgo de desaparecer […] »

[nota: se refiere a los socialistas del Partido Socialista, de los que veníamos hablando y coincidimos en que expresaban una perspectiva reformista]

Esta fue mi respuesta:

« ¿Ves? Justamente eso es lo que no entiendo. Si llega alguien al poder, y hace lo que vos siempre propusiste [lo que vos llamás “apropiarse de las banderas”, que no me parece adecuado porque es pretender arrogarse la exclusividad de las ideas], ¿no se supone que deberías apoyarlo? Deberían leer a Jauretche: “que lo hagan otros, con tal que se haga” (1).

También se puede ver desde un punto de vista pragmático: Si querían frenar la pérdida de militantes hacia el peronismo, porque era éste movimiento quien estaba llevando a cabo las históricas medidas que se reclamaban desde ese espacio, ¿no deberían justamente haber apoyado al peronismo?

¿Cómo pudo el Partido Socialista oponerse al aguinaldo [“cruda demagogia electoral” decía el periódico del Partido (2)], apoyando el lock-out patronal, por dar un ejemplo concreto? ¿Así defendían los derechos de los trabajadores?

¿Cómo pudo el Partido Socialista despreciar tan salvajemente a la clase trabajadora, que apoyaba al peronismo en su mayoría? Cito de La Vanguardia: “Cada comité Juan Domingo Perón es un garito; cada sujeto que actúa es un funcionario público; o cobra por actuar, directa o indirectamente, un estipendio; cada sudoroso que brama o birrea su nombre ha recibido una paga para hacerlo (sic)” (3). Es la más alta expresión de denigración de los obreros y las clases populares.

¿Cómo pudo el Partido Socialista aliarse con la derecha más conservadora, con las patronales agrarias, industriales y comerciales [Sociedad Rural Argentina, Unión Industrial Argentina, Cámara Argentina de Comercio], etc.? ¿Cómo pudo formar parte de la Unión Democrática, coordinada por el Secretario para Asuntos Latinoamericanos del Departamento de Estado de los Estados Unidos, Spruille Braden, opositor al sindicalismo y defensor de la política del Gran Garrote? [Para La Vanguardia, órgano de prensa del PS, se trataba de un “eminente demócrata”, “extraordinario embajador” y un “benemérito amigo de la Argentina” (4)]

¿Cómo pudo el Partido Socialista apoyar el documento del Departamento de Estado de los Estados Unidos, el famoso Libro Azul, que para desprestigiar a Perón trataba de vincularlo a la Alemania nazi? Roberto Levillier [UCR], uno de los ideólogos del Libro Azul, en carta a Spruille Braden cuenta que ese documento debía ser difundido internacionalmente para incentivar una intervención militar en Argentina [“Es necesario que los países amantes de la paz formen un plan de acción” (5)].

Más importante aún: la Unión Democrática firma dos manifiestos que se publican en los diarios pidiendo la intervención internacional contra Perón. En el primero dicen que no es lícito invocar el principio de “no intervención” y que “ninguna norma jurídica debe obstar a la extirpación del nazi-fascismo, ni servir, en caso alguno, a los opresores del pueblo” (6); por el Partido Socialista firman Nicolás Repetto, Carlos Sánchez Viamonte y Enrique Dickmann. En el segundo pedido de intervención se repaldan las palabras de Gregorio Bermann, que dice entre otras cosas, “Perón permanecerá en el poder a menos que se produzca una intervención. Ellos no se dejarán vencer sin violencia” (7). Además, recuerda a la ONU que la Carta de las Naciones Unidas le permite por sus artículos 10, 11 y 14 intervenir en Argentina, aun por medio de la fuerza militar. ¿Cómo pudo el Partido Socialista pedir la intervención militar de los Estados Unidos?

[Todo lo anteriormente expresado es igualmente válido si cambiamos Partido Socialista por Partido Comunista. Este último incluso planteaba insistentemente la necesidad de incorporar a los conservadores a la Unión Democrática.] »

En cuanto a la izquierda trostkista, la expresión más importante en esa época era el GOM, Grupo de Obreros Marxistas, que definió al peronismo como un gobierno “reaccionario” y como la “vanguardia de la ofensiva capitalista contra las conquistas obreras (sic)” (8). Incluso Ernesto González hace una autocrítica años más tarde y reconoce que no hicieron “ninguna diferenciación entre la Unión Democrática y el frente peronista” y que adoptaron una “posición sectaria” (9).

[Sin embargo, para no faltar a la verdad, después -en los últimos años de la segunda presidencia de Perón- el GOM cambia su posición y hace entrismo en el peronismo.]

En síntesis, cito las conclusiones del trabajo de investigación “Las elecciones presidenciales de 1946 y el peronismo naciente vistos por el periódico La Vanguardia”, realizado por Claudio Panella de la Universidad Nacional de La Plata:

La aparición del peronismo en el escenario político de la Argentina de mediados de la década de 1940 fue una tragedia para los socialistas. Una pesadilla a la cual estos respondieron con argumentos ininteligibles para la inmensa mayoría de los trabajadores, que obtuvo resultados inversos de los que se proponía. Los socialistas no comprendieron ni por asomo la nueva realidad del país, en especial la de sus sectores populares.


Notas:

(1) Discurso de Arturo Jauretche, 29/06/1942 en FORJA.

(2) La Vanguardia, 08/01/1946, página 1, artículo “La maniobra nazifascista más audaz”.

(3) La Vanguardia, 12/02/1946, página 1, sección “La bolsa negra”.

(4) La Vanguardia, 16/10/1945, página 6 y 23/10/1945 página 8.

(5) La Unión Democrática contra la soberanía de la Nación Argentina, folleto, 23/12/1945.

(6) Diario La Nación, 08/01/1946.

(7) Diario La Razón, 19/01/1946.

(8) El trotskismo en la Argentina, página 98, Tomo 1, Osvaldo Coggiola.

(9) El trotskismo obrero e internacionalista en la Argentina, página 123, Ernesto González.

7 de abril de 2010

0

Cuba: única economía del mundo que ha alcanzado el desarrollo sostenible



La gráfica es clara. Evalúa dos índices: el Índice de Desarrollo Humano [1], medido por las Naciones Unidas, y el nivel de consumo de un pais, medido según la huella ecológica [2] calculada por Wackernagel.

Las Naciones Unidas clasifican a un país como de alto desarrollo humano si su IDH es mayor a 0,800. En estos países se cumplen de manera adecuada los tres parámetros (vida larga y saludable, educación y nivel de vida digno) para un amplio sector de la población.

Por otra parte, de acuerdo a las condiciones para un desarrollo sostenible [3], que indica que ningún recurso renovable debe utilizarse a un ritmo superior al de su generación, son países sustentables aquellos que necesitan como máximo un planeta Tierra en caso de generalizarse su patrón de consumo al resto del mundo.

Si analizamos el gráfico, podemos encontrar que existen países con muy alto desarrollo humano [Europa Occidental, Estados Unidos, etc.], pero que no son sustentables con respecto a los recursos naturales, por lo que necesariamente requieren la existencia de países pobres con menor capacidad de consumo y / o de un desequilibrio temporal en el que la demanda sea superior a la biocapacidad [4].

Por otro lado, encontramos países de menor consumo que poseen una huella ecológica aceptable, pero con índices de desarrollo humano medios (~ 0,700), bajos (~ 0,500) y muy bajos (~ 0,300). Si bien el desarrollo de estos países es respetuoso con el medio ambiente, no puede garantizar a su población el acceso a la salud y educación y un nivel de vida digno.

Encontramos que sólo un país pudo obtener un alto Índice de Desarrollo Humano combinado con una economía responsable desde el punto de vista ambiental: Cuba. En otras palabras, Cuba es la única economía del mundo que ha alcanzado el desarrollo sostenible [5]. Esta realidad constituye una respuesta a los economistas que denuncian la falta de competitividad de las economías socialistas, pero que omiten la dilapidación de los recursos naturales y los efectos sobre el medio ambiente por parte de las grandes economías capitalistas [6] [7].


Notas:

[1] El IDH es un indicador estadístico que se basa en tres parámetros: el acceso y cobertura de la salud, el acceso y cobertura de la educación, y el nivel de vida en términos económicos (según el PBI per cápita).

[2] La huella ecológica es un indicador que incorpora las variables ambientales al calcular la cantidad de planetas Tierra que serían necesarios si el nivel de consumo de un país o región se generalizara a todo el mundo.

[3] En el Informe de la Comisión Brundtland se determina que el objetivo del desarrollo sostenible es "satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las posibilidades de las del futuro para atender sus propias necesidades".

[4] De hecho, suceden ambas cosas: por un lado, la existencia de desigualdades entre países centrales y países periféricos del capitalismo y, por el otro, una demanda de recursos que desde 1988 es superior a la biocapacidad.

[5] Logro que ha sido reconocido por la organización ecologista WWF [ver noticia].

[6] Básicamente, siguen fundamentando el modelo de desarrollo dominante:

<< • Los hombres estamos fuera de la naturaleza y no nos afectan sus leyes.

• El éxito de la humanidad se basa en el control y el dominio de la naturaleza.

• La Tierra tiene una ilimitada cantidad de recursos a disposición de los humanos. >>

Si les interesa conocer más sobre modelos de desarrollo, desarrollo dominante y desarrollo sostenible, pueden bajarse un trabajo que armamos para la Facultad a partir de varias fuentes: Tecnología, Desarrollo y Medio Ambiente [.doc | 162 kb].

[7] En los primeros tres minutos de este video [Documental Surplus], Fidel Castro denuncia las consecuencias medioambientales del consumismo y reclama por una distribución más justa de la riqueza. Se trata de extractos de dos discursos: en la Conferencia Mundial sobre el desarrollo sostenible en los pequeños estados insulares en desarrollo [1994] y en la Conferencia Internacional sobre el Financiamiento para el Desarrollo [2002].

29 de enero de 2009

2

La prensa, Obama y Fidel

¿Cómo puede ser que los medios masivos de comunicación hayan criticado tan ampliamente la inoportunidad de la visita de CFK a Cuba en el mismo momento en que asumía Barack Obama, planteando que debería haber estado presente en la inauguración en Estados Unidos, cuando la verdad es que ningún presidente estuvo invitado a la asunción?

¿Cómo puede ser que los medios masivos de comunicación tengan total impunidad para ocultar y deformar la información y, por otra parte, alentar planteos poco reales pero que, sin embargo, impactan en la opinión pública?

Ante la mayor debilidad política del gobierno de CFK, ¿cuándo será el momento indicado para transformar el poder mediático, evitando la extrema concentración de la información y la apoteosis del Pensamiento Único, para garantizar la verdadera libertad de información?

Para terminar, una frase de Roberto Follari:

<< En nombre de la libertad de expresión no pueden seguir imponiéndonos la esclavitud de recepción. >>

30 de julio de 2008

2

Carta Abierta Córdoba

Autoconvocados por la necesidad de hacer oír una voz diferente frente al discurso único de los medios masivos de comunicación, un grupo de hombres y mujeres nos reunimos en el espacio Carta Abierta Córdoba para manifestar que, sin dejar de ser críticos con algunas concepciones del Gobierno Nacional, estamos a favor de un país con mayor democracia y mayor redistribución de la riqueza.

Podés enviar tu adhesión u opinión a cartaabiertacordoba@gmail.com.


Por más democracia
y mayor redistribución de la riqueza

Convocamos a intelectuales, periodistas, profesionales, artistas, docentes y trabajadores en general, a suscribir de manera colectiva una Carta Abierta que exprese, de forma declaratoria, la defensa de un país con mayor democracia, mayor participación, y en el que se implementen mecanismos concretos para lograr una verdadera redistribución de la riqueza.

En los últimos tiempos, el camino de construcción social hacia un país más justo, ha sido minado de grandes obstáculos. A partir del conflicto llamado "del campo", observamos con preocupación y rechazo el avance sistemático de los sectores más conservadores del país, que de manera histórica se han opuesto a los intereses populares. Situación a la que se arribó, entre otras tantas razones, gracias a la complicidad y el protagonismo activo de la mayoría de los grandes medios de prensa que, estableciendo un discurso único, respaldaron abiertamente las acciones de las cuatro entidades de la patronal agropecuaria.

Sin dejar de ser críticos con los errores cometidos por el Gobierno Nacional, queremos expresar nuestra distancia ideológica hacia estos sectores conservadores, así como nuestro apoyo a todas las medidas gubernamentales que contemplen, de manera efectiva, una mejor redistribución de la riqueza que tienda a eliminar la exclusión social y habilite la igualdad de oportunidades para todos.

En ese marco, adherimos a las iniciativas que existen para que este año el Congreso trate una nueva Ley de Radiodifusión que posibilite una verdadera pluralidad de voces, con la creación y el respaldo económico a nuevos medios de comunicación públicos y sociales.

También nos manifestamos a favor de que la educación y las distintas expresiones de la cultura sean contempladas por los Estados –nacionales y provinciales- como verdaderas políticas concebidas a largo plazo, donde existan de manera permanente inversiones sólidas que permitan avanzar hacia el desarrollo y crecimiento de un país más libre y, por ende, también más justo.

No perdemos de vista que para lograr una verdadera justicia social e independencia económica, se debe avanzar en la reforma de otros puntos de igual trascendencia como son: una nueva ley de minería, la generación de políticas agropecuarias equitativas, detener la venta indiscriminada de tierras fiscales, revisión de las políticas petroleras, reforma tributaria del IVA, entre otros muchos aspectos claves para revertir la concepción neoliberal del Estado.

Bajo este contexto nos oponemos a la reciente medida del Gobierno Provincial, que pretende financiar el déficit de una administración sospechada de poco transparente, con el recorte de los haberes jubilatorios de los trabajadores estatales de la provincia de Córdoba.

Por último, y no menos importante, celebramos la política de derechos humanos que sostiene el Gobierno Nacional. También el trabajo ininterrumpido que a lo largo de más de treinta años llevan adelante los distintos organismos de Derechos Humanos del país. Esto ha posibilitado volver a sentar en el banquillo de los acusados a las principales figuras del terrorismo de Estado implementado por la última dictadura militar. El primero de estos juicios acaba de concluir en Córdoba con condenas ejemplares. Luciano Benjamín Menéndez y siete represores más, cumplirán sus respectivas penas en cárceles comunes. Inflexión histórica en el país, que sin dudas nos da la posibilidad de desandar el camino de la memoria para desterrar la impunidad e intentar encontrar nuestro mejor rostro como Nación en el mundo.

Córdoba 29 de Julio 2008