Suscríbete por e-mail

27 de agosto de 2007

Síntesis del pensamiento cartesiano

Estuve estudiando Descartes para el trimestral de Filosofía. Como me interesa la materia [posiblemente siga esa carrera], me puse a buscar información en Internet y encontré una excelente síntesis de su pensamiento. Es una síntesis muy breve pero que, a la vez, contiene lo indispensable para entender su pensamiento.


1. METAFÍSICA

Ante la falta de fundamento científico del momento, Descartes comienza su pensamiento planteándose el proyecto de unificar las ciencias en lo que él representa como un árbol jerarquizado, cuyas raíces firmes y seguras serían la metafísica (filosofía), el tronco la física, y la extensión de las ramas el resto de ciencias.

Coincide por tanto con el objetivo del Círculo de Viena, aunque estos autores preferirán la física como camino principal.

2. MÉTODO DE LA DUDA

Para construir ese árbol imaginario, comienza buscando en la metafísica un punto de apoyo firme y seguro, una verdad absoluta en la que pueda basarse para continuar ascendiendo. Para ello, idea un método que le sirva de guía: el método de la duda o de la evidencia. Consta de 4 reglas:

1. Regla de la Evidencia: Aceptar como verdadero solamente lo evidente (intuitivo). Todo lo evidente ha de poseer 2 características: Claridad y Distinción.
2. Regla del Análisis: Dividir los problemas en partes simples, no abordarlos de forma compleja.
3. Regla de la Síntesis: Una vez analizadas las partes sencillas, recomponer el problema complejo y confirmar o no su validez.
4. Regla de la Enumeración: Revisar (enumerar) todos nuestros pasos para asegurarnos de que no nos hemos equivocado.

3. PROCESO DE LA DUDA

Ya que mantiene como máxima sospechar sobre todo considerándolo falso en un primer momento, en su camino hacia una verdad absoluta atraviesa 3 etapas conocidas como el “proceso de la duda”:

1. Duda de los sentidos: Pone en duda la información que nos ofrecen los sentidos, las cualidades de los objetos (ya que son las que vemos que varían), no su existencia.
2. Duda de los objetos físicos: Pasa a dudar también de la existencia de los cuerpos (incluido el nuestro), basándose en la hipótesis del sueño ya enunciada por Calderón de la Barca en “La vida es sueño”: puede que la vida sea un sueño tan sueño como los que tenemos y creemos ciertos mientras en ellos estamos, pero de cuya falsedad no somos conscientes hasta despertar.
3. Duda de la razón: Finalmente duda también de nuestra capacidad racional, exponiendo la hipótesis del Genio maligno o Dios engañador: podría existir un ser todopoderoso que nos engañara y se riera de nosotros al ver cómo creemos estar en lo cierto, a la vez que nos impide razonar correctamente.

Tras atravesar estas etapas, encuentra una verdad indudable con la que ni el supuesto genio maligno podría estar engañándole: que él es porque piensa [“pienso, luego soy”]. Esta verdad evidente (no deducida) no es refutable ante la posible existencia de un genio maligno, puesto que éste solo podría impedirle que cuanto piensa sea verdadero, pero no que piense (y por lo tanto, sea):

A partir de ahora el fundamento del hombre deja de ser Dios para pasar a serlo el hombre (fundamento humano), por lo que acaban las teologías en la ciencia (comienza a morir Dios) y cobran importancia las ciencias humanísticas.

4. EXISTENCIA DE DIOS

El problema que encuentra Descartes es que si existiera un Dios maligno, ya no podríamos seguir razonando más allá de esta primera verdad recién descubierta (“yo pienso”), ya que todo lo que pensáramos podría ser falso. Por lo tanto, ante la necesidad de poder fiarse de su razón, trata de demostrar la existencia de un Dios Bueno como garantía mediante 3 argumentos basados en la idea innata de perfección (divide las ideas en adventicias [parecen provenir del exterior], facticias [provienen de la imaginación] e innatas [son creadas espontáneamente por la razón]):

• Argumento Gnoseológico: (de San Agustín) Nosotros somos imperfectos porque dudamos, pero tenemos la idea de perfección. Por lo tanto, ha tenido que ser puesta en nosotros por un ser sumamente perfecto (para que haya relación causa-efecto): Dios.

• Argumento de la Causalidad: (de Tomás de Aquino) Nosotros somos contingentes e imperfectos, ya que tenemos la causa de nuestra existencia en otros de quienes dependemos. Por lo tanto, tiene que haber un primer ser necesario que no dependa de otro, que sea causa de sí mismo para comenzar la cadena: Dios.

• Argumento Ontológico: (de San Anselmo) La esencia de Dios implica su existencia, ya que el concepto “Dios” implica perfección, y entre las características de la perfección se encuentra la existencia.

Una vez demostrada la existencia de un Dios, le queda demostrar su bondad. Para ello equipara la verdad a la perfección, y la mentira a la imperfección: como Dios es perfecto, tiene que decir la verdad, por lo que es Bueno.

Esto le permite rehacer el camino recorrido en el proceso de la duda, ya que tras demostrar la existencia de un Dios bueno, puede fiarse de su razón, al igual que puede fiarse de los objetos físicos, e incluso de algunas cualidades de éstos. Al igual que Galileo, distingue 2 tipos:

• Cualidades Primarias: Requieren 2 sentidos o más. Podemos fiarnos de ellas porque un sentido puede corregir al otro si la información que aporta es falsa.

• Cualidades Secundarias: Sólo requieren 1 sentido. Por lo tanto no podemos fiarnos de ellas.

Y finalmente, afirma que el mundo está compuesto por 3 sustancias, a cada una de las cuales asigna un atributo: a Dios, la Infinitud, ya que no tiene ningún límite; al Alma, el Pensamiento, ya que no deja de producir ideas; y al Cuerpo, la Extensión, ya que es tridimensional y ocupa un volumen.

5. FÍSICA

Influenciado por Galileo, Descartes cree que en el mundo material sólo importan 2 cosas: de qué materia está compuesto el universo (materia indefinida), y el movimiento que le ha sido asignado (enuncia 3 leyes casi enunciadas previamente por Galileo).

Pero lo más destacable de su obra física es su concepción mecanicista del mundo: trata al Universo como una gran máquina, formada por materia compacta que lo ocupa todo (lo que llamamos vacío es en realidad éter) y que forma torbellinos que pegan unos con otros. A su vez, dice que los cometas no son más que trozos de materia que han salido despedidos de un torbellino debido a la fuerza centrífuga y que son absorbidos por otro. Por último, afirma que los cuerpos son artefactos, entre los que distingue: los animales [sin sentimientos ni libertad] y los humanos [con sentimientos y libres].

6. ANTROPOLOGÍA

Como partidario del dualismo, Descartes separa al hombre en 2 partes (cuerpo y alma) heterogéneas. Al cuerpo le atribuye todas las características explicadas en su concepción mecanicista de la física, y al alma le asigna 2 facultades:

• Entendimiento: capacidad para comprender.

• Voluntad: capacidad moral para querer una cosa más que otra.

Esta última es la que le diferencia del resto de los animales, ya que es libre (puede elegir) y se le pueden pedir responsabilidades. Caracteriza a esta moral que poseemos como privada y conservadora, y enuncia 4 mínimos éticos que nos ayuden a elegir correctamente a la hora de tomar decisiones:

1. Acatar las leyes y costumbres vigentes y seguir las opiniones más moderadas.
2. Ser firme y decidido al actuar.
3. No desear nada que no se pueda alcanzar.
4. Intentar cultivar la razón

De esta separación entre cuerpo y alma, le surge el problema de comunicación de las sustancias: de las 3 sustancias que hay (Dios, cuerpo, alma), el ser humano tiene cuerpo y alma. Pero, ¿cómo pueden comunicarse dos partes consideradas independientes pero aparentemente juntas? A este problema intentan responder Descartes y otros 2 autores: Malebranche y Leibniz:

• Descartes: Apela a la ignorancia, ya que le atribuye esta función comunicadora a la glándula pineal del cuerpo, cuya verdadera función se desconocía entonces en el campo de la medicina.

• Malebranche: Apela a la intervención divina (teoría ocasionalista), alegando que Dios es el conector que mueve nuestro cuerpo cuando nosotros pensamos en hacerlo.

• Leibniz: Apela a la hetereogenidad (teoría de la armonía preestablecida), atribuyéndole a Dios la función de “relojero” que ha sincronizado nuestro alma y nuestro cuerpo para que coincidan nuestros deseos de movimiento con los efectuados por el cuerpo. Esto no resta libertad al hombre, puesto que no implica un destino escrito, sino un Dios que nos conoce tan bien que predice lo que vamos a querer hacer.


► Fuente:

• [ Boulesis ]

2 comentarios:

BLOGus dijo...

Tenés un premio en mi blog. Un saludo

1Neurona dijo...

Los años que no leía algo así!
Es excelente, para activar las "neuronas".
Es para leer más de una vez.