Suscríbete por e-mail

18 de agosto de 2007

A la caza de los 'wikivándalos'


A Exxon-Mobil, la multinacional responsable de uno de los peores vertidos petroleros de la historia, no le gustaba la descripción que había en Wikipedia de la catástrofe ecológica causada por su petrolero Exxon-Valdez, así que la alteró a su gusto: reemplazó el párrafo en el que se hablaba de las miles de especies dañadas por el vertido y de sus efectos a largo plazo por otro en el que se afirmaba que el accidente que tiñó de negro las costas de Alaska en 1989 no produjo ningún impacto en el ecosistema.

A Microsoft tampoco le gustaban las críticas que estaba recibiendo su videoconsola Xbox 360, así que, sin ningún pudor, las borró de Wikipedia. ¿Imágenes aéreas de la cárcel de Guantánamo? Inadmisible. Y ¡zas!, con un clic de ratón, el FBI las hizo desaparecer.

El listado de tergiversaciones interesadas que pueblan la enciclopedia libre de Internet no tiene fin. Era algo que siempre se había sospechado y una de las críticas a las que siempre había tenido que enfrentarse su fundador, Jimmy Wales. La posibilidad de construir una enciclopedia con la colaboración de todo internauta también dejaba abierta la puerta a que pudiera utilizarse con fines nada altruistas, ya que el anonimato -no se exige identificación para alterar las páginas de Wikipedia- permitía cambiar a gusto de cada uno temas delicados como el del vertido tóxico del Exxon-Valdez, sin que se hiciera pública la autoría de las alteraciones. Pero, en teoría, Wales se defendía, precisamente, en que se trata de una enciclopedia construida entre todos los internautas y los textos son sometidos constantemente a control y revisión, lo que minimiza las entradas interesadas. Además, la propia web tiene un grupo de administradores que ejerce cierto control sobre lo que se publica.

Pero, claro, con 7,9 millones de páginas en 253 idiomas, la misión es inabarcable. Por eso, Virgil Griffith, un hacker y estudiante del Instituto de Tecnología de California, firme creyente en el poder del internauta y al mismo tiempo en el valor del anonimato en Internet, ha creado una nueva herramienta que permite a todo curioso averiguar desde dónde se realizan los cambios en las páginas de la enciclopedia libre. Se trata de WikiScanner, una web que se aprovecha de la base de datos de direcciones de IP, que es de dominio público, y permite que cualquiera averigüe el origen de un cambio en Wikipedia.

Desde su creación en 2001, todas las alteraciones que se realizan en las páginas de la enciclopedia libre quedan registradas y unidas al nombre del usuario que las había realizado (que puede ser real o inventado) y a su dirección de IP, que aparece siempre en el historial de cada página. Lo que ha hecho Griffith es dar al público la posibilidad de ejercer de detectives mediante una base de datos con 34,6 millones de ediciones conectadas a 2,6 millones de organizaciones o individuos.

Su intención, no lo niega, también es interesada. "Mi objetivo es crear desastres menores en las relaciones públicas de empresas y organizaciones que no me gustan. También quiero saber qué hacen las empresas interesantes y sobre las que no tengo una opinión", explica este hacker, en cuya página web se autodescribe como: "Científico loco. Alterador de las tecnologías".

La mayoría de las direcciones de IP corresponden a compañías o instituciones con decenas o cientos de ordenadores y, por tanto, WikiScanner no permite identificar a los individuos que editan Wikipedia desde ahí. "Técnicamente no es posible saber si las ediciones de los textos las realizó un miembro de esa compañía. Pero sí sabemos que las realizó alguien con acceso a su red. Si se produjo durante horas de trabajo es razonable asumir que quien hizo el cambio pertenece a la empresa o es un invitado con acceso a su red", afirma Griffith, quien hace varios años fue demandado por una empresa de sistemas de seguridad digital por romper sus códigos de acceso.

Se le ocurrió desarrollar esta herramienta tras escuchar que, a principios de 2006, un asistente del congresista estadounidense Marty Meehan había modificado su biografía de Wikipedia eliminando frases comprometedoras con vistas a su reelección. Tras conocer esa noticia, los empleados de Wikipedia descubrieron que se habían realizado, al menos, mil cambios en toda la enciclopedia desde direcciones de IP del Congreso o el Senado de EEUU. Y aunque mucha gente públicamente acuse a Wikipedia de ser poco fiable, lo cierto es que ni siquiera el Vaticano se salva de haber pecado en su territorio. Desde sus ordenadores, alguien se tomó la molestia el año pasado de eliminar de la página de Gerry Adams, líder del Sinn Fein, una sección que conectaba su perfil con una serie de artículos que hablaban de su posible implicación en un asesinato doble cometido en 1971.

La revista Wired, que fue la primera en informar sobre la existencia de WikiScanner hace apenas dos días, se encargó ayer de colgar en su web una recopilación con algunos de los cambios más jugosos que pueden descubrirse utilizando esta nueva arma digital. Las petroleras parecen llevarse la palma en cuanto a tergiversaciones de la realidad: desde Chevron-Texaco, alguien eliminó en 2006 toda la página dedicada al biodiésel; además, de la página dedicada a la compañía desapareció la frase que hacía referencia a la multa que le impuso la ONU por hacer negocios con Irak cuando aún existía el embargo.

Los empleados de la CIA también han hecho sus pinitos en Wikipedia, aunque, contra todo pronóstico, han sido bastante inofensivos. Lo más mortífero que ha salido de sus ordenadores ha sido la expresión "wahhhhhhh", aparecida en la página dedicada al presidente iraní Mahmud Ahmadineyad. La curiosa palabra la colocó alguien desde la CIA en la sección que precede a los planes presidenciales del iraní. La propia web advirtió al anónimo editor que dejara de hacer cosas así. Pero los espías también tienen debilidades humanas: entre las alteraciones realizadas desde la agencia estadounidense de espionaje hay detalles sobre canciones de la película Buffy the vampire (Buffy, la cazavampiros) o cotilleos sobre la estrella mediática Oprah Winfrey.

Desde la Iglesia de la Cienciología a Amnistía Internacional se han aprovechado de la popularidad de Wikipedia para hacer propaganda o quitar críticas a sus ideas. Pero... ¿significa todo esto que habría que eliminar el anonimato de lugares como Wikipedia? Para Virgil Griffith la respuesta es claramente no: "Uno de los mensajes clave del movimiento ciberpunk es que la libertad de palabra es importante y hay que preservarla. No creo que instrumentos como WikiScanner sean necesarios. Creo que Wikipedia funciona bien, sobre todo para temas no controvertidos; para esos temas puede funcionar mejor gracias a ese tipo de herramientas. Pero los proyectos abiertos deben preservar el anonimato y unirlos a los controles que contrarrestan el vandalismo y la desinformación".


► Fuente:

• [ El País ]

4 comentarios:

Pablo dijo...

Gracias por tu comentario.
www.unblogparapensar.blogspot.com

1Neurona dijo...

Por eso cada día confío menos en la Wiki.
Las maniobras que hacen de información, generalmente no aparecen, a excepción de estas que se publicaron en la semana.
Saludos!

BLOGus dijo...

La libertad de publicación en la Wiki, tiene esas cosas. Creo, que aunque no nos guste tenemos que aceptarlo. Gente sin escrúpulos hay en todos lados

Santi Monse dijo...

Personalmente, creo que en Wikipedia se puede encontrar de todo: desde artículos muy bien hechos, con gran cantidad de referencias bibliográficas, hasta artículos totalmente parciales elaborados en base a una opinión personal.

Como a cualquier información, todo hay que leerlo con una mirada crítica y, si es posible, acudir a las fuentes.

¡Saludos!