Suscríbete por e-mail

2 de septiembre de 2007

Consideraciones acerca del sistema electoral estadounidense

A continuación les presento un artículo de Eduardo Stanley, que revela aspectos interesantes del sistema electoral estadounidense. Mediante la lectura de dicho artículo podemos distinguir ciertas características comunes a todos los sistemas electorales occidentales, para finalmente poder elaborar nuestra conclusión.

Mi reflexión sobre este asunto es la siguiente:

Desde el momento en que es necesario el poder económico para ganar una elección [infraestructura, publicidad, etc.], la democracia deja de ser democracia y se transforma en dictadura del poder económico.



Adiós a la democracia
EEUU: Elecciones 2004

Este año, los partidos políticos se han gastado más de 600 millones de dólares en propaganda. Considerando otros gastos, como alquileres de oficinas, campañas telefónicas, gastos de giras proselitistas, etc, demócratas y republicanos superaron en conjunto los 1.000 millones de dólares.

Incluso en las contiendas estatales, el costo de las mismas haría casi imposible que un ciudadano normal se presentara como candidato. Por ejemplo, la lucha por el distrito estatal 30 de California entre Nicole Parra y Dean Gardner costó más de 3 millones de dólares. Solamente con el apoyo de uno de los partidos hegemónicos se puede llegar a ser candidato. Esto implica un "filtro" al que no todos los ciudadanos están dispuestos a someterse y deja a los independientes fuera de la escena política.

El sistema electoral estadounidense es anticuado y absurdo. Un candidato presidencial puede ganar en voto popular pero si no obtiene suficientes votos en el Colegio Electoral, pierde. Cada uno de los 50 Estados tiene un número de electores en el Colegio Electoral, de acuerdo a su población. Por ejemplo, California, el más numeroso, tiene 55. Pero, ¿a quién representan estos electores? Sólo a uno: el candidato ganador en ese Estado se los lleva todos. Por ello, la campaña presidencial se centra fundamentalmente en los Estados "pendulares" que pueden proporcionar a un candidato la cantidad necesaria de votos electorales.

Como California es tradicionalmente demócrata, Bush tenía que asegurarse varios Estados del centro y el sur para triunfar. Hace dos años otorgó subsidios agrícolas por valor de 10.000 millones de dólares a distribuir en diez años. Este apoyo a la agricultura es selectiva: se orienta a ciertos granos, como cereales y arroz, que predominan en el centro y sur del país. En cambio, no apoyó el cultivo de la uva californiana.

[...]

El sistema electoral de Estados Unidos no es proporcional, lo que significa que no hay lugar para otros partidos. Esto quiere decir que aunque se organicen diferentes sectores disconformes con la dualidad republicanos-demócratas, las posibilidades de ganar escaños para ejercer el derecho democrático de cuestionar las decisiones oficiales, no existe. ¿Y las organizaciones de base y los medios de comunicación? Controlados por el poder, por supuesto.

Durante décadas, los conservadores atacaron incesantemente a los medios de comunicación por ser "liberales". Este acoso rindió frutos y hoy la mayoría de los medios hegemónicos pertenecen a poderosas corporaciones y expresan una tendencia mucho más derechista que hace años. Además, los conservadores disfrutan de una gran variedad de cadenas de medios que hacen propaganda abierta de sus ideas y atacan a los críticos. Entre ellas, la cadena de TV por cable Fox, propiedad del millonario Rupert Murdoch, y decenas de radios cristianas y ultraconservadoras que asumen abiertamente su activismo.

Ante todo ello, los ciudadanos críticos, independientes, poco pueden hacer. Las ONG y organizaciones de base en general dependen de fundaciones y fondos oficiales para poder movilizarse, pero por ley están muy limitadas so pena de perder sus fondos. Al asumir la presidencia por primera vez, Bush decidió que organizaciones religiosas recibieran millones de dólares para "actividades caritativas". Esta resultó ser una formidable base política. El lenguaje moral comenzó a dominar más claramente las cuestiones sociales y políticas. Así, es común que predicadores y pastores de diferentes iglesias pidan a sus fieles votar por candidatos que no apoyen el aborto: una manera poco disimulada de pedir el voto para candidatos republicanos. Organizaciones, iglesias y activistas religiosos se convirtieron en la base firme, disciplinada y hasta fanática del apoyo a Bush y su partido. Por ejemplo, el voto republicano de la población negra creció del 8 al 16 por ciento gracias a la influencia religiosa.

Además de mantener la Casa Blanca, los conservadores han aumentado el control del Congreso y es posible que también crezca su influencia en el Tribunal Supremo de Justicia. Sumado a la prensa y una amplia base religiosa, el dominio social conservador es casi total: una condición básica de todo imperio. Washington afirma defender valores democráticos en nombre de los cuales ataca y conquista otras naciones. O critica a personajes como Fidel Castro por llevar 40 años en el poder, cuando los Bush, Rumsfeld, Cheney y otros llevan eso y más en el poder (sea político o económico).

Cuando la dictadura se consolida, el lenguaje se hace más confuso para disfrazar lo evidente.



► Fuente:

• [ La Insignia ]

5 comentarios:

1Neurona dijo...

El Sistema Electoral de Estados Unidos, quizás no sea el mejor para nosotros, pero para ellos parece que sí, pues no han intentado ni cambiarlo.
Ahora, en cuanto a que "Desde el momento en que es necesario el poder económico para ganar una elección [infraestructura, publicidad, etc.], la democracia deja de ser democracia y se transforma en dictadura del poder económico", no estoy para nada de acuerdo, ya que TODOS los sistemas necesitan de un Sistema Económico (publicidad, marketing, etc) para llegar a ganar una elección y por ende al Poder Económico de un país. Con ese criterio, no existe democracia alguna en ninguna parte del mundo.
Saludos Santi.

Santi Monse dijo...

Me alegra mucho tu comentario. Voy a tratar de responderte y a la vez pulir un poco mis ideas.

En cuanto al primer punto, creo que es muy simple. ¿Cómo los partidos hegemónicos van a querer cambiar ese sistema electoral que, justamente, permite su hegemonía?

También cabe mencionar con respecto a este punto que en Estados Unidos el Poder Legislativo es también Poder Constituyente. El mismo poder legislativo, exclusivamente bipartidista, es el mismo que puede realizar reformas a la constitución y las leyes electorales.

Estos dos partidos tienen la exclusividad de la actividad política [donde no hay representación de las minorías] y la capacidad de modificar el sistema electoral que, justamente, sustenta dicha exclusividad.

Un sistema electoral más justo conlleva la pérdida de su exclusividad. Por lo tanto, es comprensible que no quieran modificar este sistema.

Esto en cuanto a la esfera política.

En cuanto a la esfera del pueblo, es ya sabido los actos de censura, manipulación y distorsión de la información que la prensa, en manos de unos pocos, comete diariamente.

Los medios masivos de comunicación son instrumentos del imperialismo y de la oligarquía, y manipulan la opinión pública según sus intereses.

Si te interesa el tema, podés revisar la categoría Medios de comunicación, donde hay claros ejemplos de estos casos.

Afortunadamente, en estos últimos tiempos están creciendo permanentemente los medios alternativos de información, además de los blogs, que son la puesta en práctica de la libertad de expresión.

Pasemos a la segunda cuestión, que ya es más compleja.

Quizás la frase que elaboré caiga en el error de ser superficial, y requeriría un análisis profundo.

Yo no creo que haya una verdadera democracia, ni aún en países con cuyos gobiernos tengo simpatía [casos de Venezuela, Bolivia, Ecuador, etc.].

Mi crítica es profundamente abarcativa, pero no trata de ser destructiva sino constructiva: mi interés es generar un sistema más justo, y esto exige una toma de consciencia, una reflexión colectiva.

Considero totalmente injusto que el poder económico tenga una importancia fundamental al momento de determinar quiénes van a ser nuestros representantes, y por lo tanto, qué intereses van a defender.

Por eso, estoy totalmente en desacuerdo con que los diarios den más espacio a los partidos "con chances" que a los partidos chicos.

Por eso también estoy totalmente en desacuerdo con los debates televisivos que se producen sólamente entre los candidatos "con chances", y, una vez más, no hay representación de las minorías.

Creo firmemente en la igualdad de oportunidades. Y para que haya igualdad de oportunidades, todos deben tener el mismo espacio para presentar sus propuestas y sus ideas.

En un diario, debería haber cierta cantidad de hojas destinadas a cada partido, y que cada uno defina cómo organizar su espacio, qué mensaje desea transmitir a la gente. En el caso de los debates, todos deberían tener la misma cantidad de minutos para hablar [además de que, por supuesto, deberían estar representados todos los partidos].

La democracia actual debe ser perfeccionada.

No se puede considerar democrático un sistema en el que el poder económico maneja no sólo el poder político sino también los medios masivos de comunicación, que son los principales formadores de la opinión pública.

Te recomiendo la lectura del artículo sobre cómo son las elecciones en Cuba. Sin dudas no es el sistema ideal, y también requiere perfeccionamiento. Pero si ese sistema es llevado a la práctica de la manera en que se describe en el artículo, me parece que es un sistema mucho más justo que el que tenemos en nuestro país, o los existentes en otros países del mundo.

Me gratificaría enormemente encontrarme con una nueva respuesta tuya. Si hay algo que enriquece es el intercambio de ideas, que además obliga a cada uno de sus interlocutores a fundamentar sus nociones [a la vez que transforma otras].

Un abrazo.

Mr. TAS dijo...

pues mira, en EEUU cualquiera se puede presentar ( es cierto que el desembolso economico es fuerte, pero se nutre de donativos) pero en España no sucede así.
Sólo puede ser candidato aquellos propuestos por las cúpulas de los partidos y como con posibilidades de ganar sólo hay dos, fíjate que democracia más plural tenemos aqui.

tenemos que aprender un poquito de la democracia americanca y su sistema de primarias en el que todos tienen cabida.

un sALUDO

Santi Monse dijo...

Mr. Tas:

¿Se nutre de donativos? Mejor no miremos de dónde vienen esos donativos y cómo condicionan cualquier proyecto político que intente ser independiente.

Desconozco el sistema electoral español, pero no creo que tenga algo que envidiarle al "americano" [como vos le llamás].

Saludos.

Mr. TAS dijo...

sólo me refería a que las necesidades economicas para publicitar una campaña (las cuales existen en todos los paises) se salvan cojn los donativos (los cuales existen en todos los paises)
En EEUU está legislado el tema de los donativos, por eso se sabe quién da y cuánto. Ojo con los paises en los que se publican esos donativos..

En españa (como creo que sucede en Argentina) los partidos eligen a sus candidatos en EEUU es en las primarias donde los eligen, cualquiera se presenta, fíjate en arnold al que nadie quería en el partido republicano y sin embargo la gente le votó como candidato. Eso es impensable en España. Es una especie de dictadura de partidos.

un saludo